como limpiar plancha

Como limpiar la plancha despues de cocinar

Como limpiar la plancha despues de cocinar.

Cuida tu plancha y tendrás al mejor compañero de cocina por muchísimo tiempo a tu lado.

 

 

Como limpiar la plancha jinama despues de cocinar.

Las planchas de gas para tener un mantenimiento correcto deben estar siempre limpias. Para conseguirlo vamos a explicarte como limpiar en 5 fáciles pasos antes de utilizarla. Estos son:

  1. Echar unas gotas de vinagre en la placa de la plancha de gas y encenderla.
  2. Cuando el vinagre empiece a calentarse, actuará como un ácido bastante potente que eliminará gran parte de la suciedad. Es aconsejable poner el extractor a máxima potencia, para eliminar los humos que se van a formar por el aumento de la temperatura del vinagre.
  3. Desconectamos la plancha y rascamos su superficie con una espátula, para quitar los restos que estén en la superficie y fregamos la superficie con la esponja o estropajo verde.
  4. Aclaramos y enjuagamos la placa con un paño. Es recomendable secar bien la superficie de la plancha despues de su limpieza.
  5. Para terminar la limpieza, es ideal proteger la placa usando una capa de aceite para que no se oxide con el paso del tiempo.

Conviértete en un auténtico chef y sorprende a tus amistades con tus habilidades culinarias.

No es aconsejable emplear productos desengrasantes sobre la plancha de asar, ya que podrían dejar residuos nada deseables si vamos a volver a cocinar en esta superficie. Emplea en su lugar productos inocuos como el vinagre o el bicarbonato de sodio, que además de limpiar eliminarán los olores fuertes que dejan algunas comidas.

Limpia la plancha de cocina cuando aún esté caliente, de esta forma podrás despegar más fácilmente los restos de pan, carne, pescado…

Si añades cubitos de hielo a la plancha cuando aún esté caliente, adelantarás muchísmo el proceso de limpieza.

Las rasquetas son muy útiles para eliminar restos persistentes o limpiar la plancha en frío, pero asegúrate de que sean de un material que no dañe la superficie del electrodoméstico. Las mejores rasquetas son de teflón o de

Justo cuando acabes de utilizar la plancha, añade un buen chorro de agua bien caliente mezclada con zumo de limón o con vinagre. Deja actuar la mezcla durante unos minutos, retira el agua, repasa la plancha con un buen trapo húmedo y seca bien toda la superficie con bastante papel de cocina.

Si no utilizas la plancha o la parrilla a diario o vas a cerrar el bar o restaurante por vacaciones, asegúrate de proteger la superficie con una fina capa de aceite, de esta forma evitarás que se oxide.

 

Un gran cocinero, además de elaborar suculentos platos, también tiene que mantener su cocina limpia.

 

 

planchas de cocina

Nuestras planchas jinama son increíblemente fáciles de limpiar. Tardarás unos minutos en dejar tu plancha perfecta para su próximo uso.

El mantenimiento de las planchas jinama varía según el material de la placa de cocción, así que, antes de nada, asegúrate de qué tipo de placa posee tu plancha, acero rectificado al carbono o cromo duro.

Si tu placa de cocción es de acero laminado o acero rectificado al carbono, vierte agua muy fría (o incluso cubitos de hielo) sobre ella cuando aún esté caliente. Con la ayuda de una espátula elimina los restos adheridos y, seguidamente, seca con papel absorbente. Una vez perfectamente seca, rocíala con aceite y distribúyelo con más de papel absorbente.

Para mantener tu placa de cromo duro como el primer día, basta con echar unos cubitos de hielo sobre la plancha aún caliente y eliminar los restos de comida con la ayuda de una espátula y listo Ya tienes tu plancha de cromo duro a punto para volver a usarla.

En cualquiera de los casos, deberás retirar el recolector de grasas después de cada uso para vaciar los restos de comida que se encuentren en él.

Truco: para evitar que se te caigan los restos del recogegrasas, coloca papel absorbente en el fondo del cajón.

Para que tu plancha de cocina, ya sea a gas o eléctrica, se conserve en perfecto estado por más tiempo, es importante limpiarla después de cada uso o en profundidad una vez en semana.

Cuando no estés utilizando tu plancha de acero laminado o acero rectificado al carbono pasado cierto tiempo, es recomendable limpiarla para evitar que se oxide. Protege tu plancha con una cubierta y una funda para que se conserve en perfectas condiciones.